Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de josecampos
  • El blog de josecampos
  • : Un blog de informción general donde encontrarás numeroso artículos interesantes.
  • Contacto

Archivos

13 agosto 2013 2 13 /08 /agosto /2013 08:30

Las acelgas, aunque con menos cantidad de hierro que las espinacas, constituyen también un elemento rico en vitaminas y minerales. Aunque muchas personas deshechan la parte blanca de las mismas se pueden cocinar de muchas maneras, como veréis en la receta que sigue. Se trata de una receta vasca, que, como todas las recetas tradicionales, tiene una gran cantidad de variantes, aunque la base es más o menos siempre igual.

Acelgas-a-la-vasca.jpg

Ingredientes para 4 personas: 

1 kilo de patatas

1 kilo de acelgas 

¼ de kilo de zanahorias 

4 dientes de ajo 

1 huevo 

Harina 

Aceite de oliva 

Sal 

Lava bien las acelgas, separando la parte verde de la blanca (pencas). Córtalas a trozos y ponlas a cocer en una olla con agua y sal, pero por separado.

Lava, pela y corta las patatas y las zanahorias, y ponlas también a cocer por separado en agua y sal. 

Haz un puré con las patatas y las zanahorias que has cocido y añádele las partes verdes de las acelgas, bien escurridas. 

Pon una sartén al fuego con aceite de oliva y echa los dientes de ajo. Cuando estén dorados añade todo el contenido de la sartén al puré con un poco de sal y removiendo bien.

Escurre las pencas (la parte blanca de las acelgas que has cocido) y pásalas por harina y huevo. Pon otra vez la sartén al fuego, esta vez con aceite abundante, y fríe las pencas,

 Sirve las acelgas bien calientes, acompañadas por las pencas rebozadas. 

Repost 0
Published by josecampos - en Cocina
Comenta este artículo
13 agosto 2013 2 13 /08 /agosto /2013 08:21

En nuestros mercados existen una gran variedad de clases de alubias. La procedencia de cada una es diferente y hemos de tener en cuenta que cada variedad es más o menos indicada para un tipo de recetas que para otras. Así, podemos encontrar las alubias blancas, las pintas, las moradas, los judiones, las agarbanzadas, las de Tolosa, y muchas más. La receta que sigue es con alubias pintas, una de las más corrientes junto con las blancas.

Alubias-pintas-con-arroz.jpg

Ingredientes para 6 personas: 

½ kilo de alubias pintas 

150 grs. de chorizo de cocer 

½ vaso de arroz 

1 cabeza de ajos 

1 cucharadita de café de pimentón picante 

1 cebolla 

3 hojas de laurel 

Aceite de oliva 

Sal 

Pon las alubias en un recipiente con agua y déjalas en remojo la noche anterior. 

Pon una olla al fuego con agua al fuego, y mete en ella las alubias, previamente escurridas, el chorizo, la cebolla entera y pelada, la cabeza de ajos, el laurel, el pimentón, un chorrito de aceite de oliva y sal. El agua ha de cubrir los ingredientes, un dedo o dos por encima. 

Tapa la olla y deja que vaya cociendo todo a fuego suave, hasta que las alubias estén blandas. 

Echa entonces el arroz y deja cocer 10 ó 12 minutos más, hasta que veas que también está cocido. Si se te hubiera evaporado demasiado líquido al cocer las alubias añade un poco de agua antes de echar el arroz.cuenta que sólo debes echar el arroz de la parte que vas a comer. Si te sobra o si has hecho más para otro día no eches el arroz hasta justo antes de comerlo, puesto que espesa mucho y no queda bien.

 

 

Repost 0
Published by josecampos - en Cocina
Comenta este artículo
12 agosto 2013 1 12 /08 /agosto /2013 10:24

El pollo, como sabemos, es una de las carnes más apreciadas en las cocinas de todo el mundo, y también en las de nuestro país. Ello se debe a muchos motivos, siendo el principal que se trata de una carne ligera, nutritiva, libre de grasas y económica. Otro motivo muy importante es que conjunta perfectamente con la mayoría de sabores, por lo que se puede acompañar de una gran cantidad de alimentos y se puede elaborar formando parte de guisos compuestos por una innumerable cantidad de productos. 

Pollo-al-vino-tinto.jpg

Ingredientes para 4 personas: 

1 pollo cortado a cuartos 

1 vaso de vino tinto 

1 cebolla 

1 cabeza de ajos 

2 tomates maduros 

4 hojas de laurel 

Pimienta negra 

Aceite de oliva 

Sal 

Lava los cuartos de pollo y échales sal y pimienta, sin escatimar. Pon una cazuela de barro al fuego y mete los trozos de pollo junto con la cabeza de ajos. Ve dando la vuelta al pollo para que vaya tomando color por todas partes. Cuando empiece a tomar color añade la cebolla cortada a cuartos. 

Deja que siga cociendo y cuando veas que el pollo está dorado añade los tomates cortados por la mitad, junto con el laurel. Deja que vaya cociendo todo a fuego lento. 

Cuando veas que los tomates empiezan a estar bastante fritos, vierte el vaso de vino tinto y deja que hierva hasta que se evapore. 

Echa entonces agua que cubra el pollo en sus ¾ partes, echa sal y deja que vaya cociendo a fuego suave hasta que la carne del pollo esté muy tierna, que casi se desprenda. Ve vigilando la evaporación del agua de vez en cuando para añadir un poco más si se queda sin ella. Si tienes caldo de pollo o de verduras puedes usarlo en vez del agua. 

Tritura la salsa de la cocción y sirve el pollo muy caliente con la salsa por encima.

Repost 0
Published by josecampos - en Cocina
Comenta este artículo
10 agosto 2013 6 10 /08 /agosto /2013 11:55

El pollo admite una variedad tal de maneras de elaborarse que podríamos estar años haciéndolo cada día sin repetirnos. Una de estas recetas es la que sigue. Es fácil y la carne del pollo queda muy sabrosa, ya que tanto la cerveza como el brandy le dan un toque de sabor muy acertado. Además, se trata de una receta muy ligera, ya que el alcohol, por supuesto, se evapora del todo.

Pollo-con-brandy-y-cerveza.jpg

Ingredientes para 4 personas: 

1 pollo cortado a octavos 

1 vaso de coñac 

1 lata de cerveza 

2 cebollas 

Pimienta negra 

Aceite de oliva 

Sal 

En una cazuela, pon aceite abundante y ponla en el fuego. Corta las cebollas en 4 o 6 trozos cada una y échala en la cazuela. Deja que se dore, y cuando haya tomado un poco de color añade los trozos de pollo bien salpimentados. 

Deja que se vayan dorando en la cazuela, para lo cual les irás dando la vuelta, para que puedan dorarse por todos los lados. 

Cuando veas que ya esté dorado vierte la cerveza, seguida del coñac. Deja el fuego entonces suave y deja que vaya cociendo, hasta que veas que el pollo se ha acabado de dorar y el alcohol se ha evaporado, que será más o menos media hora. 

Recuerda vigilar el lìquido de cocción y, si se evapora todo antes de que haya pasado este tiempo, añade un poquito de agua.

 

Repost 0
Published by josecampos - en Cocina
Comenta este artículo
10 agosto 2013 6 10 /08 /agosto /2013 11:40

La coliflor es una verdura muy apreciada en la cocina, ya que ofrece la posibilidad de múltiples preparaciones: en bechamel, rehogada, con vinagreta, o simplemente cocida. Esta receta de hoy es de origen extremeño, concretamente es de la provincia de Badajoz. Es importante respetar el tiempo de la maceración, incluso mejor si se aumenta, ya que es lo que le da un toque diferente.

Coliflor-al-estilo-extremeno.jpg

Ingredientes para 4 personas: 

1 coliflor

2 cucharadas de perejil picado 

2 huevos 

Vinagre 

Harina 

Aceite de oliva 

Sal 

Lava la coliflor con cuidado y déjala escurrir. Colócala en un recipiente hondo. Échale sal y esparce el perejil por encima, rociándola con un chorro de vinagre. Deja que macere por lo menos 3 horas. 

Pasado este tiempo, pon una olla al fuego, con la coliflor entera y agua con un poco de sal, de tal manera que la cubra, y déjala cocer hasta que esté tierna, que será entre 15 y 20 minutos. Déjala que se escurra. 

Separa con mucho cuidado los ramilletes de la coliflor, vigilando que no se rompan. 

Bate dos huevos con una pizca de sal en un plato, preparando otro plato con harina. 

En una sartén honda pon aceite de oliva abundante y pon a calentar. Pasa los ramilletes por la harina y el huevo y échalos en la sartén cuando el aceite esté muy caliente. Fríelos hasta que queden de color dorado. 

Ponlas encima de papel secante para que suelten el exceso de aceite, y seguidamente ya los puedes servir bien calientes.

Repost 0
Published by josecampos - en Cocina
Comenta este artículo
10 agosto 2013 6 10 /08 /agosto /2013 09:03

Como podéis deducir por el nombre, se trata de una receta asturiana, comunidad de la que procede el Queso Cabrales, producto amparado por la Denominación de Origen Protegida, que exige sean elaborados únicamente con la leche de los rebaños que se alimentan en los pastos de la montaña, siempre dentro de la zona que demarca dicha Denominación de Origen.

Croquetas-de-cabrales.jpg

Ingredientes para 4 personas: 

150 grs. de queso de cabrales 

2 huevos 

2 tazas de leche 

Harina 

Pan rallado 

Aceite 

Sal 

Pon un poco de aceite en un cazo (4 ó 5 cucharadas), añadiendo la harina. Dale unas vueltas de manera rápida para que no se queme y ve vertiendo la leche poco a poco, sin parar de remover. 

Cuando hayas vertido toda la leche, añade el queso, que previamente habrás picado, sin dejar de remover. Cuando todo empiece a hervir, pon el fuego suave y sigue removiendo con una cuchara de madera, hasta que haya hervido unos 5 minutos. Pasado este tiempo, vierte la masa en una fuente plana, y deja que se enfríe. Cuando esté fría, puedes guardar la masa en el frigorífico hasta el momento en que vayas a cocinar las croquetas. 

Cuando quieras hacerlas, sólo te quedará darles la forma, pasarlas por huevo batido y pan rallado y freírlas en una sartén con abundante aceite caliente. Sírvelas muy calientes.

Repost 0
Published by josecampos - en Cocina
Comenta este artículo
10 agosto 2013 6 10 /08 /agosto /2013 08:58

Las kokotxas constituyen un plato muy apreciado, siendo tradicional de Euskadi. Normalmente son de merluza o de bacalao. Para aquéllos que no lo sepan, son las partes carnosas que se encuentran en la zona de debajo de la cabeza de los peces. Es una de las mejores partes del pescado, con una carne muy fina. En este plato es muy importante vigilar no cocer demasiado las kokotxas, ya que en este caso nos quedarían secas.

Kokotxas-en-salsa-verde.jpg

Ingredientes para 4 personas: 

750 grs. de kokotxas de merluza 

4 dientes de ajo 

Perejil 

Un poco de guindilla, al gusto de cada uno 

Aceite de oliva 

Sal 

Limpia bien las kokotxas, secándolas un poco con papel de cocina. 

Pon una cazuela de barro en el fuego, con aceite de oliva, y echa los dientes de ajo cortados en láminas, junto con la guindilla. Si no te gusta el picante, puedes no ponerla. Deja cocer a fuego muy lento, para que los ajos se doren muy despacio. 

Cuando veas que empieza a tomar color añade las kokotxas, junto con el perejil previamente picado. Remueve bien con una cuchara de madera, vigilando que no se rompa el pescado, y siguiendo con el fuego muy bajo. 

Cuando veas que el aceite empieza a hervir nuevamente agita la cazuela con las manos, dándole un vaivén constante, en sentido circular, hasta que veas que las kokotxas han soltado toda su gelatina y hayan emulsionado el aceite. Ha de quedar una salsa que esté ligada y espesa. Sírvelas muy calientes.

Repost 0
Published by josecampos - en Cocina
Comenta este artículo
10 agosto 2013 6 10 /08 /agosto /2013 08:52

Entre los caracoles de mar, uno de los más populares es la cañaílla, conocido también en algunas zonas mediterráneas como “caragol de punxa”. Aunque hay algunos lugares en los que se usan como un ingrediente más de platos como paellas u otros platos marineros, su consumo más habitual es en los aperitivos o como tapas, siendo realmente exquisitos. 

canailla.jpg

La cañaílla vive cerca de la costa, en lugares donde hay barro, por lo que antes de cocinarlas se deben lavar muy bien para sacarles dicho lodo. Lo más aconsejable es que las pongas en un recipiente con abundante agua fría, como una palangana. Remuèvela bien y de vez en cuando cambia el agua, tantas veces como haga falta hasta que veas que está limpia. Entonces la dejas en un recipiente con agua y sal gorda durante una hora antes de cocerlas, asegurándote así que no queda absolutamente nada. 

Seguidamente, debes comprobarlos uno a uno. Los que veas que están vacíos o que no estén bien tíralos. Esto es muy importante, porque la canaílla que no está en condiciones al cocerla desprende un olor desagradable. 

Aunque se pueden elaborar con ellos distintas recetas, lo más corriente es comerlas como aperitivo, como hemos dicho, y simplemente cocidas, ya que su sabor es exquisito y no necesita muchos “adornos”. 

Para cocerlas, pon una olla con agua en el fuego con abundante sal (2 cucharadas por cada litro por lo menos) , un par de hojas de laurel y las canaíllas, dejándolas cocer por espacio de 10 minutos a partir de que empieza a hervir. Pasado este tiempo (no más) enjuágalas enseguida con agua fría, escúrrelas y ya las puedes servir acompañadas de limón.

Repost 0
Published by josecampos - en Cocina
Comenta este artículo
10 agosto 2013 6 10 /08 /agosto /2013 08:42

El pulpo es un cefalópodo muy apreciado en la cocina, por su exquisito sabor y su carne, que es muy fina. El problema es que puede quedar dura, para lo que antiguamente se golpeaba el pulpo, con el fin de ablandarlo. Hoy en día basta con congelarlo, ya que la congelación provoca que se rompan las fibras, perdiendo de esta manera su dureza. La mejor manera de congelarlo es escaldándolo antes en agua hirviendo durante 2 minutos, metiéndolo seguidamente en agua fría y sacándole la piel, tras lo cual lo meteremos en una bolsa hermética especial de congelación.

Arroz-con-pulpo.jpg

Ingredientes para 6 personas: 

½ kilo de arroz 

750 grs. de pulpo cocido 

1 cebolla 

3 dientes de ajo 

1 tomate 

1 pimiento verde 

1 litro de carne de pescado 

½ vaso de vino blanco 

Pimienta negra 

Aceite de oliva 

Sal 

Echa aceite de oliva en una cazuela de barro y ponla al fuego. Echa la cebolla picada, y deja que se vaya rehogando con el fuego suave hasta que esté transparente. Echa entonces los ajos laminados, los tomates rallados y el pimiento cortado en trocitos bien pequeños. Deja que se vaya rehogando todo junto, manteniendo todo el rato el fuego lento, durante unos 10 minutos. 

Pasado este tiempo, añade el pulpo, que habrás lavado y cortado en rodajas de más o menos 1 centímetro de espesor. Deja que se sofría un poco, removiendo, para que se impregne bien del resto de ingredientes. Vierte el vino, un poco de sal y una pizca de pimienta negra. Deja que se evapore. 

Incorpora entonces el arroz y dale unas vueltas, añadiendo seguidamente el caldo. Deja cocer hasta que el arroz esté hecho y a tu gusto, vigilando que no se quede sin líquido, e incorporando más caldo o agua si lo ves necesario. Puedes hacerlo un poco caldoso o más seco, como prefieras. Un poco antes de que termine la cocción prueba la sal, y rectifica si lo consideras necesario.

Repost 0
Published by josecampos - en Cocina
Comenta este artículo
10 agosto 2013 6 10 /08 /agosto /2013 08:35

Los mejillones rellenos pueden ser muy adecuados para formar parte de un aperitivo cuando tengamos invitados. Aunque son un poco entretenidos podemos tenerlos hechos de antemano, con lo que sólo tendremos que freírlos en el último momento. Otra variante del plato es hacer la receta igual pero, en vez de pasarlos por huevo y pan rallado para freírlos, ponerlos directamente en el horno a gratinar.

Mejillones-rellenos.jpg

Ingredientes para 4 personas: 

1 kilo de mejillones 

½ litro de leche 

Harina 

Mantequilla

1 pimiento verde 

½ cebolla

2 tomates 

1 huevo 

Pan rallado 

Aceite de oliva 

Sal 

Lava bien los mejillones y cuécelos al vapor hasta que se abran. Saca la carne de ellos reservando las conchas. 

Pon una sartén al fuego con aceite de oliva y echa la cebolla picada. Dale unas vueltas y añade el pimiento, también picado. Antes de que la cebolla tome color añade la carne de los mejillones, que previamente también habrás picado, y los tomates rallados, echando un poco de sal. Mezcla bien y deja sofreír todo a fuego lento.durante unos 5 minutos. 

Con la leche, la mantequilla, la harina y una pizca de sal, haz la bechamel de la manera acostumbrada. 

Rellena las conchas con el sofrito y pon bechamel encima de cada una. Deja que se enfríe, para que la bechamel se solidifique un poco. 

Cuando esto ocurra, pasa cada concha, por la parte de la bechamel, por huevo batido y pan rallado, y échalas en una sartén con abundante aceite hirviendo, por supuesto por la parte del relleno. Sírvelos muy calientes.

 

 

Repost 0
Published by josecampos - en Cocina
Comenta este artículo

Enlaces